Con información de El Sol de México

iudad de México.- La Secretaría de Relaciones Exteriores debe implementar una política tendiente a brindar en ambos lados de la frontera norte del país atención integral a los migrantes, en particular a los niños y jóvenes cuyas familias son deportadas de los Estados Unidos. La Oficina de Inmigración y Aduanas -ICE-, por sus siglas en inglés solo el año pasado deportó a 368 mil 644 personas, de las cuales 241 mil 493 eran mexicanas.

Así lo propone en un punto de acuerdo el senador panista por Baja California, Ernesto Ruffo Appel al que se sumaron los legisladores Víctor Hermosillo y Celada de su bancada y el petista Marco Antonio Blázquez Salinas.

“Resulta urgente que se tomen medidas para atender a los hijos de migrantes que se quedan sin el apoyo familiar cuando sus padres son deportados. Es importante que los consulados extiendan sus campos de atención y se familiaricen con los programas que el propio Gobierno federal y cada uno de los estados y condados tengan en su caso para apoyar a los hijos o familiares para que soliciten esos beneficios”, precisó.

Leer más.