Ciudad de México – El lunes 15 de junio del año en curso, la Dirección General de Comunicación Social de la Secretaría de Educación Pública (SEP), emitió un comunicado en el cual explica que debido al aumento de niños y jóvenes migrantes que solicitan acceso a educación básica pero no pueden acceder a ella por falta de documentos, ha tomado la decisión de eliminar el trámite de apostille para revalidar sus estudios.

El principal problema que encuentran los migrantes al intentar acceder a los servicios escolares, es resultado de la falta de documentación y, en su caso, el requisito de apostille de la misma; lo anterior, debido a varios factores, como el desconocimiento de la normatividad antes de su ingreso al país, o por cuestiones de expatriación.

El apostille es un trámite mediante el cual un documento oficial de un país extranjero se vuelve válido en el país anfitrión, en este caso, los certificados de estudio de los países de origen de los niños migrantes no tienen validez oficial ante la SEP, si no cuentan con el apostille correspondiente, lo que en la mayoría de los casos obliga a los niños a recursar años escolares o en el peor de los casos la falta de documentos los priva de recibir instrucción básica.

El gobierno mexicano a través de la SEP y en congruencia con la Convención de los Derechos de la Niñez, firmada y ratificada por nuestro país desde 1990, y la Ley General de Educación junto con la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes y el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 en conjunción con el Programa Especial de Migración 2014-2018, han decidido eliminar el trámite de apostille para que ningún niño quede privado de la educación básica por su condición de migrante.

Esta decisión será difundida por la SEP a través de las Normas de Control Escolar para garantizar que en todas las escuelas se permita el acceso pleno, sin condicionantes, a las niñas, niños y adolescentes migrantes y se emprenderá una campaña de difusión con pósters para que los niños que transitan por el país se acerquen a las escuelas.

Este es el resultado de un esfuerzo sostenido por Appleseed a lo largo de los años, en conjunto con  diversas organizaciones que se han sumado a la exigencia de la implementación del Programa Especial de Migración (PEM), a partir de sinergias que abarcan desde ONG’s, academias y migrantes deportados y del apoyo de diferentes instancias gubernamentales como la SEGOB a través del Consejo Consultivo de Política Migratoria y el Grupo Interinstitucional de Identidad y Educación derivado de este consejo, SEP y SRE entre otras, autoridades federales y locales.

Este es un paso importante, ahora la tarea consiste en vigilar que lo pactado pase al acto y comenzar la lucha por facilitarle a los migrantes el trámite de la doble nacionalidad para que se respeten los derechos de la comunidad migrante.