Ciudad de México – Con el objetivo de garantizar la seguridad de los connacionales que visitan, transitan o retornan al país, la Policía Federal reforzó las labores de vigilancia para detectar y actuar en contra de quienes hacen llamadas de extorsión a familiares de los mexicanos que vuelven a territorio nacional, e intentan hacerles creer que sus parientes han sido secuestrados o asaltados durante su viaje.

En conjunto con el Instituto Nacional de Migración (INM), la Comisión Nacional de Seguridad mantiene un despliegue de casi siete mil efectivos de la Policía Federal, apoyados por más de 3 mil vehículos, quienes han intensificado las tareas de seguridad en los más de 49 mil kilómetros de la red de carreteras federales.

Ellos realizan actividades de vigilancia, protección y auxilio a las caravanas conformadas por vehículos, en su mayoría con matrícula extranjera, en los que mexicanos que residen en el extranjero se trasladan para visitar a sus familiares con motivo de las celebraciones decembrinas.

También se pone especial atención para actuar contra quienes hacen llamadas de extorsión a familiares de los mexicanos que vuelven a territorio nacional, e intentan hacerles creer que sus parientes han sido secuestrados o asaltados durante su viaje.

Además, en coordinación con las delegaciones federales del INM, Ángeles Verdes (de la Secretaría de Turismo) y autoridades locales, la Policía Federal apoya en la vigilancia de 23 corredores que abarcan 16 mil 370 kilómetros de vías federales, en los cuales la ciudadanía podrá encontrar 51 paraderos provistos de servicios como alimentos, sanitarios, combustible, iluminación, señal de telefonía celular y estacionamiento temporal. Asimismo, se brindan todas las facilidades disponibles en caso de accidentes, descomposturas y/o emergencias médicas. 

Con información de OEM

Leer más.