Un nuevo estudio de UC Irvine y UCLA desafía nuestra definición de éxito Por Mitch Moxley parte 1

¿Quién es más exitoso: el hijo de inmigrantes Chinos que es ahora un abogado prominente, o la segunda generación de mexicanos que terminaron la preparatoria y tienen un trabajo estable de cuello azul (obrero)?

La respuesta depende de cómo definamos al éxito.

De hecho, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Irvine de California, la Profesora de Sociología Jennifer Lee y el Profesor de Sociología de la UCLA Min Zhou, contrario a los estereotipos, dicen que los México-estadounidenses son el grupo de segunda generación más exitoso en los Estados Unidos. La razón es simple:
El estudio no considera a las personas de acuerdo a la posición que han alcanzado, sino de acuerdo al lugar del que surgieron.

El reporte sirve como un punto de discusión en cuanto a los argumentos presentados por Amy Chua, una Profesora de la Escuela de Derecho de Yale, mejor conocida como la Madre Tigresa.

En su nuevo libro, El Paquete Triple (The Triple Package), Chua y su esposo, Jed Rubenfeld, argumentan que algunos grupos–como los chinos, los judíos, los cubanos y los nigerianos—son más exitosos que otros grupos, debido a que poseen ciertos rasgos culturales que les permiten ser exitosos.

En pocas palabras, el “Paquete Triple” de Chua incluye tres rasgos característicos: un complejo de superioridad cultural, el control de impulsos y la inseguridad. Combinados, aseguran los autores, dichos rasgos llevan a los grupos a ser exitosos dentro de una cultura Estadounidense más amplia que es comparativamente lánguida. Basan sus argumentos en el análisis de resultados de pruebas, de logros académicos, del ingreso familiar promedio y de algunos otros factores.

El estudio de la Universidad de California, por otra parte, argumenta que no existe un rasgo específico cultural que haga que los grupos como los chino-Estadounidenses sean más exitosos que otros. Lee y Zhou dicen que los padres de ambos grupos, los chino-Estadounidenses y los México-estadounidenses valoran de igual forma la educación.La mayoría de los padres la valoran.

Pero la razón por la cual los chino-Estadounidenses se destacan es porque ellos comienzan a educarse antes mucho antes, en muchos casos.

El estudio, llamado “El Marco del Éxito y La Paradoja de los Logros: El Costo y las Consecuencias para los Asiáticos-Estadounidenses,” estudiaba a los Chinos-, Vietnamitas- y México-estadounidenses en Los Ángeles cuyos padres inmigraron a los Estados Unidos.

La primera impresión del estudio parecía reafirmar los argumentos realizados por Chua y sus seguidores: Los hijos de los inmigrantes Chinos excedían por mucho a otros grupos cuando se trataba de logros educativos. El sesenta y cuatro por ciento de los hijos de inmigrantes chinos se graduaron de la Universidad, comparado con el 46 por ciento de los hijos de los blancos nacidos en Los Ángeles.

De los chino-Estadounidenses que se graduaron de la Universidad, el 22 por ciento obtuvo un grado académico mayor.
Los hijos de los asiáticos-estadounidenses, según el estudio, tienen buenos modelos a seguir y ayuda extra de la familia y la comunidad cuando se trata de las labores escolares.

También se benefician de tener padres bien educados quienes los inscriben en buenas escuelas y los impulsan a elegir profesiones bien remuneradas y que les den un buen estatus; dichas profesiones son la medicina, la industria farmacéutica, la ingeniería y el derecho.

Los México-estadounidenses obtuvieron el nivel más bajo en cuanto a logros académicos se refiere. El ochenta y seis por ciento se graduó de la preparatoria, comparado con el 100 por ciento de los Chino-Estadounidenses; y únicamente el 17 por ciento se graduó de la universidad.

Un punto fundamental para el grado de éxito de los Chino-Estadounidenses, es que sus padres ya contaban con grandes logros académicos. Los padres inmigrantes chinos fueron por mucho los que tenían más logros académicos—en Los Ángeles, el sesenta por ciento de los padres inmigrantes Chinos y el 40 por ciento de las madres inmigrantes chinas tenían una licenciatura terminada u otro grado académico mayor.

De acuerdo a un estudio separado, realizado por el Centro de Investigación Pew, el 61 por ciento de los inmigrantes asiáticos actuales entre las edades de 25 a 64 años tienen una licenciatura terminada, que es más del doble del promedio en los Estados Unidos.

Entre tanto, el índice de graduación de preparatoria de los México-estadounidenses fue de más del doble del de sus padres, y el índice de graduación de la universidad fue de más del doble comparado con sus padres y de más del triple comparado con sus madres.

De acuerdo a Lee, los resultados son muy claros: Cuando el éxito se mide como progreso de generación en generación, los México-Estadounidenses son los primeros.

Para ver la nota completa en su idioma original haz clic aquí.