Ciudad de México.- La abogacía somete a crítica permanente a los poderes fácticos y a las entidades públicas mediante el ejercicio del derecho de defensa, mismo que tiene relación con la independencia y libertad del abogado.

Es por eso que los Colegios de Abogados deben contribuir a la protección de las funciones del abogado en el ejercicio efectivo de la defensa para tener una abogacía libre, independiente y digna.

Además,el derecho requiere de un estatuto jurídico especializado, de la confianza de la sociedad y de una actuación ética normada.

Se debe tener presente que los abogados son un elemento esencial para que una administración de justicia pueda cumplir con los objetivos que la legislación secundaria y la Constitución señalan.

Finalmente, la colegiación no solamente no atenta contra la libertad de asociación, sino que todo lo contrario, protege a quienes acuden a los servicios de un abogado garantizando la adecuada formación y control ético profesional de un profesionista, por lo tanto es un ejemplo de autorregulación por parte de la sociedad civil.

Con información de Foro Jurídico

Leer más