Ciudad de México – Entre el 1990 y el 2005, incrementó la expulsión de niños hacia otros países, alcanzando una cifra de aproximadamente 15 mil 600 de los 39 mil migrantes mexiquenses que deciden cruzar la frontera hacia Estados Unidos, informó Juan Gabino González Becerril, investigador del Centro de Investigación y Estudios Avanzados de la Población de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

Ese fue un cambio drástico y muy grave para la población menor de edad que anteriormente permanecía en su país natal bajo la tutela de abuelos u otros familiares.

De acuerdo con Gabino, ahora muchos niños viajan sin adultos ni familiares. Son transportados por algún traficante, corriendo riesgos de enormes dimensiones.

El especialista aseguró que para este sector social, los principales riesgos consisten en caer en manos de la trata de personas, polleros abusivos, violación, rapto y lesiones físicas graves.

Desafortunadamente, esta tendencia no se limita a niños mexiquenses, sino que se extiende a nivel global, es por ello que los especialistas mexicanos, proponen que las instituciones gubernamentales, establezcan una política migratoria integral, en la que sean considerados como tema prioritario los niños, es decir, que los niños dejen de ser un apéndice en la atención de las problemáticas de las mujeres migrantes.

Appleseed México, siempre se mantiene atento a la evolución del fenómeno migrante en el país, en sus tres modalidades principales, país de entrada, de tránsito y de origen, para poder estar al tanto de las necesidades de los involucrados en el proceso para garantizar su seguridad y el respeto a sus derechos humanos.

Con información de Diario Portal

Leer más.