Ciudad de México.- El día de ayer los 293 centroamericanos que fueron participes en el Viacrusis migrante, obtuvieron un amparo que les permite libre tránsito en el país durante el tiempo que duren sus trámites migratorios y fue otorgado por un  juez a solicitud de la Defensoría Pública Federal, esto con motivo del acoso que sufrieron los migrantes, por parte de las autoridades federales.

En la reunión que se hizo en la sala Cecilia Loria de la Comisión de los Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), el padre Alejandro Solalinde anunció: “No se van desprotegidos, se van con su amparo”.

Además se refirió a los centroamericanos como héroes que lograron pasar de un viernes santo (es decir de muerte), a una situación de resurrección.

“Hemos resucitado porque logramos mantener la unidad, porque mantuvimos la esperanza, resucitamos porque hemos aprovechado instituciones y buscado todos los recovecos de la ley y apoyar nuestro legítimo caminar; nos hacemos escuchar, demostrando la agresión de un Gobierno que no ve bien los derechos humanos”, dijo.

El amparo ordena a Migración la suspensión temporal de todo acto de detención o deportación y las razones para otorgarlos servirán como elemento para que se siga defendiendo este instrumento.

El Viacrusis migrante  estuvo integrado por 293 centroamericanos procedentes en su mayoría de Guatemala, Honduras y El Salvador, a quienes el Gobierno capitalino reconoció como huéspedes de la Ciudad de México.

Con información de REFORMA

Leer más