Ciudad de México – Desde 2007 y hasta 2014 el flujo migratorio hacia los Estados Unidos ha adoptado una tendencia a la baja, sin embargo, la migración indocumentada en la frontera de Estados Unidos con México se incrementó de manera sostenida hasta alcanzar un 456% en los últimos 90 años, según estadísticas de la Patrulla Fronteriza del Valle del Río Grande, Laredo, El Paso, San Diego y Tucson. Esas mismas estadísticas revelan que en la mayoría de los centros de detención son capturadas personas originarias de Guatemala, Honduras, El Salvador y México.

Uno de los elementos que ha contribuido a disminuir el flujo de migrantes en la frontera norte es el refuerzo de vigilancia por la Patrulla Fronteriza y la implementación de diversas campañas internacionales para informar sobre los peligros de cruzar de manera ilegal a la Unión Americana.

Alejandro Aguilera, inmigrante deportado, relata que en el camino hay “muchas tecnologías, mucha vigilancia, y hay cosas como los sensores, muchas cosas así”, lo que hace extremadamente difícil salir avante en la hazaña de cruzar el muro.

Enrique Martínez, asistente de jefe de la Patrulla Fronteriza del sector Laredo, explica que siguen cambiando estrategias, “para evitar esos problemas [los migrantes]“.

Con información de Noticieros Televisa 

Leer más.