Ciudad de México– Debido a un mayor control migratorio por el Plan Frontera Sur, los traficantes han optado por el mar para pasar a los indocumentados que buscan llegar a Estados Unidos.

Las lanchas en las que son transportados los migrantes, provenientes de Centroamérica, hacen escala en municipios de la costa de Chiapas, como Mazatán, Acapetahua y Tonalá, para recargar combustible o transbordar, según reportes de autoridades locales.

Fuentes de seguridad estatal detallaron que los traficantes utilizan dos rutas. Una larga que sale del Puerto de Ocoss, en Guatemala, hasta Oaxaca, bordeando la costa chiapaneca. La otra sale de Mazatán, Chiapas, una vez que los migrantes han sido internados a 70 kilómetros de la frontera con Guatemala, y de ahí recorren el mar o los canales intercosteros con escalas en Acapetahua y Tonalá hasta llegar a Salina Cruz.

Del puerto oaxaqueño, aseguraron las fuentes, siguen su camino vía terrestre a Veracruz y luego a Tamaulipas, donde intentan cruzar por la frontera con Texas.

Encarnación Martínez, Edil de Mazatán, afirmó que el mar es una ruta histórica del paso de indocumentados, pero que, en los últimos meses, han percibido un aumento en el flujo de migrantes y, por ende, de detenciones.

Éstas han ocurrido en las carreteras que conducen a la zona de playas, uno de los puntos de operación en la ruta marítima.

Manuel García, pescador de la comunidad, refiere que es recurrente el traslado de entre 15 y 20 migrantes a bordo de lanchas con motores fuera de borda.

“Los indocumentados pagan entre 3 mil y 5 mil pesos por ser llevados a Salina Cruz, Oaxaca, según me han contado”, dijo.

De acuerdo con la más reciente Encuesta sobre Migración en la Frontera Sur, en 2013, 753 mil 521 migrantes procedentes de Guatemala entraron al País por Tapachula, Suchiate, Frontera Comalapa, Cacahoatán y Tuxtla Chico.

Con información de El Diario 

Leer más.