En un intento de cambiar la percepción del estado de Arizona en México, se ha emprendido una campaña en la que se busca mostrar un lado más amable. Cabe señalar que Arizona es uno de los estados de la unión americana, en donde la mayoría de la población es anti-inmigrante, detrás de eso hay un trabajo que hacer desde lo social ya que se trata de un alto grado de discriminación, en estos casos es en donde la intervención de las organizaciones civiles es crucial ya que el problema de discriminación es la causa principal de violencia hacia los migrantes.

“Amigos” era la palabra más alejada de la mente de muchos en 2010, cuando la Legislatura de Arizona convirtió en un delito estatal no solicitar o llevar documentos de inmigración, una cláusula que posteriormente fue rechazada por la Corte Suprema federal. Pero los magistrados sí confirmaron que la policía, mientras investiga otros delitos, tiene la obligación de preguntar a las personas sobre su estatus migratorio si creen que están en el país ilegalmente.

Al provocar fuertes críticas de caracterización racial, la ley atrajo fuertes protestas internacionales e incluso exhortó a boicotear a Arizona. La ley fue criticada fuertemente por el entonces presidente mexicano, Felipe Calderón, mientras que el presidente Barack Obama, la calificó de equivocada.

“Arizona tiene un estigma, al igual que Ciudad Juárez tiene un estigma”, dijo Rafael Fernández de Castro, académico mexicano y asesor del gobierno, refiriéndose a la ciudad fronteriza mexicana conocida mundialmente por la violencia vinculada a las drogas, aunque su tasa de homicidios ha bajado.

Aquí es donde se debe de emprender una labor por una cultura sin discriminación, en donde la cooperación sea la base de las relaciones entre ambos estados, como un factor de equidad, es decir, demostrar que los migrantes no dejan de ser humanos que tienen derechos y que aún lejos de sus lugares de origen merecen que se les respete. Erradicar la violencia y el estigma de desprecio es fundamental en la labor social de una asociación civil sin fines de lucro como Appleseed.

La xenofobia como un elemento a erradicar, desde la perspectiva de los habitantes de Arizona, como el hecho de que ellos asumen que si vienen al D.F. serán secuestrados, la labor de ambos gobiernos debe ser borrar percepciones erradas y trabajar en equipo.