A nivel mundial la migración representa en sí ya un fenómeno mundial, el cual ha demostrado una creciente, ya que la mayoría de los migrantes son originarios de países en vías de desarrollo, que salen de sus lugares de nacimiento con el objetivo de obtener mejores condiciones de trabajo.

Actualmente hay alrededor de 232 millones de migrantes internacionales, es decir la población completa de un país, si las economía siguiera la directriz del rol del migrante en la economía, está sería una de las más estables del mundo.

Teniendo en cuenta lo anterior, los migrantes son una fuerza positiva en la economía del país en el que laboran y un fuerte ingreso en sus países de origen, el director de remesas y migración del Banco Mundial, Efe Dilip Ratha, destacó que en 2014 se espera que envíen a casa al menos $500,000 millones de dólares.

“El principal desafío que afronta la migración en estos momentos es el ser considerada como una amenaza para la soberanía, para la identidad nacional, la cultura nacional”, señala Ratha, quien elaboró, hace algo más de una década, el primer índice global de remesas y es ampliamente considerado una autoridad en la materia.

El poder de los migrantes es de trascendencia en el sentido que se posicionaría como una economía fuerte ya que los ingresos generados por su fuerza de trabajo serían más que eficientes, las remesas representan una inyección importante de recursos en los países en desarrollo por lo que los migrantes contribuyen más que reciben en las localidades en las que residen.

“El mundo es muy grande. Tiene que haber espacio para todos”, concluye Ratha.

Según las cifras más recientes publicadas por el BM, las remesas a los países en desarrollo alcanzarán este año los $436,000 millones, un 7.8% más que en el 2013. El organismo espera que la cifra suba hasta los $516,000 millones en el 2016.

El principal receptor será la India, a donde llegarán $70,000 millones, seguido de China, Filipinas y México, país que recibirá $22.,00 millones en remesas.
Los ahorros de la diáspora también aumentan, con los latinoamericanos centroamericanos a la cabeza, cuyos ahorros ascendieron a 146.000 millones de dólares en 2012, frente a los $116,000 millones del 2009, según las estimaciones del Banco Mundial.
Los datos muestran también una caída en el costo de envíos de remesas, que se situó por debajo del 8.4 % en el primer trimestre del 2014, comparado con el 9% de hace un año.
Una de cada siete personas en el mundo es migrante internacional o interno, aquellos que se desplazan dentro de su propio país, según el BM.

Para consultar la nota original: Haz clic aquí