Con información de La Jornada

Ciudad de México.- Responsables del gobierno mexicano en el tema migratorio se reunirán el viernes próximo con sus homólogos de Centroamérica y Estados Unidos para analizar, entre otros temas, el flujo de menores, fenómeno creciente este año, tanto de los deportados por Washington como los enviados por México a sus países de origen.

El lunes pasado, el fundador del albergue Hermanos en el Camino advirtió sobre el recrudecimiento de esa problemática y dijo que el gobierno mexicano no puede eludir el problema, el cual se ha convertido, subrayó, en crisis humana.

De enero a abril Estados Unidos repatrió a 6 mil 56 mexicanos de 18 años; de éstos, la mayoría (4 mil 992) están registrados como “no acompañados”. En el subgrupo de menores de 11 años 388 fueron deportados, de los cuales 296 se internaron en el país vecino acompañados por algún familiar y/o adulto, mientras 92 lo hicieron solos.

Leer más.