Naciones Unidas considera que pueden necesitar protección internacional

Con información de Excélsior

Ciudad de México.- La crisis humanitaria que se vive en la frontera con Estados Unidos por el flujo masivo de niños migrantes devela otra macabra realidad: más de la mitad de los pequeños que migran salen de sus países huyendo de la violencia.

Actualmente, más que los factores económicos o incluso la reunificación familiar, la persecución por parte de pandillas, el crimen organizado o la violencia en sus propios hogares son las razones que más pesan para que hondureños, guatemaltecos, salvadoreños y mexicanos, que ni siquiera han llegado a la mayoría de edad, opten por migrar.

De acuerdo con un estudio del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), para el que se entrevistó a 400 niños de Honduras, Guatemala, El Salvador y México, 58 por ciento confesó haber abandonado sus países a causa de la violencia, y 48 por ciento narró cómo fue afectado por los cárteles de la droga.

Según la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados son niños que, de hecho, podrían necesitar de protección internacional y calificar como refugiados.

Para Karla Gallo, oficial de protección a la infancia del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en México (UNICEF), los más de 47 mil niños detenidos en la frontera apenas reflejan la punta del iceberg de un problema más grande que rebasa fronteras, idiomas y culturas: la violencia.

Leer más.